martes, 1 de febrero de 2011

Truco para evitar algunas erratas en Microsoft Word


Estoy corrigiendo una novela que tiene muchos nombres y apellidos rusos, y he recordado un truco en Word que suelo utilizar. Os lo comento, por si os viene bien.

Como sabéis, el corrector de Word señala en rojo las palabras que están en extranjero (y también cualquier falta de ortografía en castellano, claro). Pues bien, antes, cuando escribía repetidamente un nombre extranjero en un fichero de Word, a veces -por despiste- lo escribía mal. Ya sabéis que a veces las letras bailan... Y no me daba cuenta del error porque el procesador de textos señalaba en rojo tanto el nombre bien escrito (al estar en extranjero) como el que estaba mal escrito. Pondré un ejemplo: si escribía Stanislavski (el del famoso método de teatro), el corrector lo señalaba en rojo (aun siendo correcto). Si escribía (por error) Stanilaski, también lo señalaba en rojo. Conclusión: la errata era de ese modo difícil de detectar. 


Un día di con la clave. Me aseguré de que la palabra en cuestión (en este ejemplo: Stanislavski) estuviera bien escrita y, con el botón derecho del ratón, pulsé la casilla Agregar al diccionario. De esa forma, cada vez que el corrector encuentra la palabra mal escrita la señala en rojo. Solo hay que volver a darle con el botón derecho y elegir la palabra correcta.
(Para que esto funcione, necesitáis antes ir a "Herramientas/Opciones/Ortografía y gramática" y aseguraros de que la casilla "Ocultar errores de ortografía en este documento" NO esté activada).


Yo sigo este método siempre que escribo nombres extranjeros cuando sé que se van a repetir con frecuencia. De esa manera,  cuando escribo mal un nombre (o un apellido, o cualquier palabra), el corrector lo detecta.  

Más ejemplos: el Word señala en rojo la palabra "microrrelato", aunque es correcta. Conviene agregarla al diccionario de Word para que el corrector no vuelva a marcarla. Así,  si nos despistamos y escribimos "microrelato" (con una sola r), la errata aparece señalada en rojo.  

En fin, espero que os valga este pequeño truco.



F.R.C.






Nota: narrativabreve.com es un blog sin ánimo de lucro que trabaja como redifusor de textos literarios, y en señal de buena voluntad indica siempre -que es posible- la fuente de los textos y las imágenes publicados. En cualquier caso, si algún autor o editor quisiera renunciar a la difusión de textos suyos que han sido publicados en este blog, no tiene más que comunicarlo en la siguiente direción: info@narrativabreve.com).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

narrativabreve.com agradece tus comentarios.

Nota: el administrador de este blog revisará cada comentario antes de publicarlo para confirmar que no se trata de spam o de publicidad encubierta. Cualquier lector tiene derecho a opinar en libertad, pero narrativabreve.com no publicará comentarios que incluyan insultos.