martes, 13 de septiembre de 2011

Los escritores y la factoría Twitter


Honoré de Balzac (1799-1850)

El escritor y periodista Johari Gautier Carmona analiza en este interesante escrito, "Siete tipos de escritores en Twitter" (Siglo XXI, 18/8/2011), la relación entre los escritores y las nuevas tecnologías (básicamente Internet y las redes sociales), y establece una comparación entre el modus operandi de los autores actuales y los del pasado (siglo XIX y principios del XX). Cita a siete rostros conocidos del mundo de la literatura que campean por Twitter (unos más activos, otros menos) como por el pasillo de su casa, y aporta datos sobre el estilo y la sensibilidad personal de estos a la hora de moverse entre las fronteras de los famosos 140 caracteres. El artículo viene a incidir en dos modelos de escritores: el de tiempos pretéritos -escritor enclaustrado- y el actual -escritor compulsivamente expansivo-. (Los términos entre cursivas son míos). Y aquí me voy a permitir aportar un matiz: yo no veo diferencias sustanciales de actitud entre los escritores del XIX y los del XXI.

Los escritores de antaño no eran enclaustrados, estaban enclaustrados. De haber tenido a mano herramientas como las redes sociales, hubieran atiborrado -como ocurre hoy día- el planeta virtual de pensamientos profundos y a la vez de banalidades. La predisposición a darse a conocer era la misma; solo que, para bien o para mal, no tenían oportunidades para hacerlo. Recordemos que Balzac, a quien se incluye en los tiempos del enclaustramiento, fue un pionero en el ámbito de la autopromoción. Autoeditó sus libros (se arruinó varias veces publicando por su cuenta sus novelas), contrató -por así decir- a un "agente literario" (Auguste Lepoitevin), y "vendió su alma al diablo" (Stefan Zweig dixit) escribiendo novelas al peso de escasa calidad literaria . ¿Y qué decir de Dumas y sus negros literarios?

En fin: los tiempos de antes son como los de ahora, pero sin la factoría Twitter...



Siete tipos de escritores en Twitter



Los tiempos han cambiado 




El legendario enclaustramiento del escritor ––tan característico del siglo XIX o el inicio del siglo XX––, ha dejado paso a una nueva manía: la de exponer todos sus pensamientos, opinar a diestro y siniestro, y difundir la noticia de un próxima publicación con un tono triunfal. Ya se acabaron los tiempos de Balzac, Dumas, Kafka o García Márquez en los que el autor se encerraba durante meses y volvía aparecer con una obra fabulosa debajo del brazo. Ahora podemos leer su libro y, además, tragarnos sus comentarios matutinos, sus quejas semanales, sus opiniones sobre el orden mundial, sus reflexiones sobre su última lectura, y ver la foto de su gato o lo que está cenando por la noche después de haber asistido a una conferencia de la cual nadie se acuerda tres días después. 

El escritor ––famoso o no–– se ha adaptado a la sociedad y, como consecuencia, contribuye al barullo que la caracteriza. ¿El culpable de ese cambio? Nada menos que Internet: una herramienta prodigiosa que, si bien facilita la comunicación, también nos incita a conectarnos y expresar lo que sentimos para sentirnos parte de este mundo. Con todo esto, las redes sociales ––otra poderosa herramienta–– se han impuesto como elementos básicos para la creación de canales de comunicación y, naturalmente, los escritores han visto en ellas una forma de acercarse a su audiencia o, mejor todavía, de crearse una. 

En ese sentido, una de las redes que más éxito está teniendo dentro del colectivo de escritores es Twitter. Esta red social ofrece la posibilidad de “seguir a otros” y “ser seguido” ––términos básicos en el lenguaje del escritor actual––, pero también de redactar textos compactos de 140 caracteres que acaban adoptando la forma de un blog si se leen seguidos. Así pues, observando la página de un escritor, podemos conocer sus aficiones, manías, su estilo de comunicación, sus últimos proyectos, etc… 

En este reportaje hemos analizado el caso de siete escritores que actualizan regularmente sus comentarios en Twitter y hemos podido establecer perfiles muy distintos de comportamientos. Todos y cada uno de ellos confirman que Internet también es un espacio para exponer su personalidad. 

El escritor y periodista mexicano Juan Villoro es de los que escriben mensajes sin enlaces. Simples pensamientos y comentarios filosóficos escritos en un lenguaje pulcro, sin abreviaciones ni símbolitos nacidos con la era de Internet. En su perfil no abundan los tuits y, sin embargo, todos son el fruto de una reflexión o de una anécdota pertinente. Aquí reina el buen gusto y los comentarios despreocupados. Las emociones se controlan y llegan por oleadas, cada cinco seis días. 

El escritor catalán Quim Monzó hace parte de los que tuitean y retuitean sin parar con impulsividad. Con más de 21.000 tweets, el autor se ha convertido en uno de los escritores más activos de la red. Aquí prevalece la interacción y la cercanía. Quim Monzó parece ser un verdadero adicto del teclado que, además, demuestra una habilidad apreciable por los idiomas: catalán, español, francés y otros más. Una atención perfecta de sus seguidores. 

El escritor Rafael Reig es la imagen actual del “bon vivant”. Debajo de su foto ––en la cual se le puede ver tomándose una cerveza de grandes dimensiones––, aparecen mensajes que invitan a leer la actualidad en clave de humor. Los temas son más triviales: la holgazanería o el ocio de los escritores, las anécdotas de la última feria del libro. Aquí no faltan los elementos más elementales de una taberna, el trato es campechano y, además, el visitante acaba sonriendo. 

Por su lado, el escritor madrileño Antonio Gómez Rufo adopta un estilo más comprometido e intimista. En su perfil abundan las opiniones políticas así como el “retuiteo” de las ideas afines. Su naturalidad genera proximidad pero también son perceptibles algunos momentos de cabreo (en coherencia con sus ideas personales). Tenemos aquí a un autor cercano y serio que no teme pronunciarse a favor o en contra de un hombre político. 

Isabel Allende es el perfecto arquetipo del escritor que llega a Twitter a la fuerza, arrastrada por el efecto de las noticias y de los demás escritores que confiesan estar adictos. Sólo lleva desde Julio conectada en la red y con sólo ocho tuits ya tiene más de mil seguidores. Sin embargo, todavía parece estar pensando en cómo usar esta herramienta. Los pocos comentarios que ha puesto son en inglés y no responden a una política clara de comunicación. Aquí, hay poco contenido pero sí muchas ganas de ponerse al día. 

Otro caso interesante: Jordi Soler, el escritor mexicano de origen español. Un hombre entre dos tierras. Siempre con la mirada puesta en Barcelona si se encuentra en México (o en México si está en Barcelona). El contenido de sus tuits siempre es ameno y abierto al diálogo. Desde luego, aquí se impone la inteligencia de un hombre con mucha mundología. 

Finalmente, terminamos con el escritor español Arturo Pérez Reverte: o la mega estrella del Twitter. Sus tuits son relativamente pocos si consideramos la cantidad de seguidores (casi 200.000). Pero Pérez Reverte se esfuerza en contestar a todos los que le escriben. El hombre habla siempre sin pelos en la lengua y se muestra como es. Algunos lo pintan como un personaje odioso y prepotente, otros como un hombre sincero y transparente. Lo cierto es que, cada vez que suelta algo en Twitter, la red entera se estremece y eso, finalmente, es lo que busca un escritor, o ¿no? 

Existen muchos otros tipos de escritores como el que se conecta para decir que está a punto de acabar su novela, que le faltan dos párrafos, que está bloqueado, que se va a la cama porque ya es muy tarde, que anuncia el fin de su novela o que comenta lo mucho que le gusta tomarse un cognac y bañarse mientras lee. Todos los escritores tienen sus costumbres y, por eso, Twitter se ha convertido en un instrumento perfecto para conocerlos. 



Johari Gautier Carmona
FIRMA DE OPINIÓN
Tribuna de opinión
Johari Gautier Carmona (1979) es un escritor y periodista español nacido en París (Francia). Actualmente reside en Barcelona, ciudad central dentro de su creación literaria, tras una estancia de varios años en Inglaterra. Publicó en 2009 su primera novela, “El Rey del mambo” (Ediciones Irreverentes), y en 2.010 vio la luz su libro “Cuentos históricos del pueblo africano” (Editorial Almuzara). Colabora asiduamente en distintos medios de comunicación y ha sido galardonado con varios premios literarios, como el de “Relatos de viaje 2007”, organizado por vagamundos.net y Ediciones del Viento.



–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
¿Necesitas un corrector de estilo? 
Escribe a ciconia1@gmail.com y pide presupuesto sin compromiso. 

Nota: narrativabreve.com es un blog sin ánimo de lucro que trabaja como redifusor de textos literarios, y en señal de buena voluntad indica siempre -que es posible- la fuente de los textos y las imágenes publicados. En cualquier caso, si algún autor o editor quisiera renunciar a la difusión de textos suyos que han sido publicados en este blog, no tiene más que comunicarlo en la siguiente direción: ciconia1@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

narrativabreve.com agradece tus comentarios.

Nota: el administrador de este blog revisará cada comentario antes de publicarlo para confirmar que no se trata de spam o de publicidad encubierta. Cualquier lector tiene derecho a opinar en libertad, pero narrativabreve.com no publicará comentarios que incluyan insultos.