jueves, 27 de junio de 2013

Sacrificios

Soraya Saénz de Santamaría y Cristóbal Montoro.  Fuente de la imagen

SACRIFICIOS

Rajoy, que siempre se ha jactado de estar al frente de un gobierno previsible (en contraposición al de ZP, que improvisaba medidas con la alegre estridencia de un saxofonista de bebop), rompe ahora con su línea de comportamientos preprogramados y nos sorprende prometiendo lo que nunca creíamos podría hacer un político: sacrificarse. Ese es al menos el verbo que ha usado la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría tras el último pleno de Consejos de Ministros. Si hemos entendido bien, lo que pretenden estos políticos (después de pasar a la población por el garrote vil) es hacerse el harakiri. Soraya saca sus papeles llenos de números y garabatos y presume de lo mucho que vamos a ahorrar tras reducir la administración a su mínima expresión: 37.500 millones de euros. La buena noticia es que efectivamente queda mucho dinero tras barrer la hojarasca; la mala es que tantos millones de euros gastados en una administración sobredimensionada viene a demostrar que las vacas no solo eran gordas sino además improductivas.
Si todo va bien (si todo sigue yendo mal, quiero decir) los políticos (no sabemos cuántos) van a tener que desempolvar sus diccionarios para aprender el significado de palabras que solo conocen de oídas: recortes, congelación de sueldos, eliminación de dietas, etcétera. Ver para creer.
A estas alturas no sabemos si celebrar que los políticos pretendan, aunque sea por imposición gubernamental, disfrazarse de ciudadanía en este triste carnaval de verano. Mientras llegue el momento de vislumbrar la luz al final del túnel, no sería mala idea que todos compartiéramos el estigma de su oscuridad.


(Artículo publicado en El Periódico Extremadura el miércoles, 27 de junio de 2013).

LEER OTROS TEXTAMENTOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

narrativabreve.com agradece tus comentarios.

Nota: el administrador de este blog revisará cada comentario antes de publicarlo para confirmar que no se trata de spam o de publicidad encubierta. Cualquier lector tiene derecho a opinar en libertad, pero narrativabreve.com no publicará comentarios que incluyan insultos.