viernes, 8 de febrero de 2013

Lectura y biberones

Bebé con biberón.
Fuente de la imagen en Internet


LECTURA Y BIBERONES
Para compensar la ausencia de grandes hazañas en mi vida, siempre me ha gustado jactarme de que, gracias al buen oficio de las monjitas de la guardería María Moheda, a los cuatro años ya sabía sumar, leer y escribir sin faltas de ortografía. Pero jactarme ¿de qué? La experiencia me ha demostrado que a veces dos y dos no son cuatro (yo diría que casi nunca), que escribir es por lo general oficio de pobres, y que además, en esto de “entender o interpretar un texto de determinado modo” (acepción del vocablo “leer” incluida en el diccionario de la RAE), siempre hay alguien más precoz que tú. Por ejemplo: Elizabeth Barrett, un bebé que a los 13 meses leyó su primera palabra, corn (maíz), en una lata de conservas sin ilustraciones. Hija de logopedas y nacida en Texas hace ahora 17 meses, la niña ha saltado estos días a los medios de comunicación estadounidenses. Después de ver un vídeo en Internet puedo asegurar que este superdotado biberón –valga la metonimia– sabe leer palabras sueltas y frases completas con más soltura que algunos de mis mejores amigos.
Yo creía que la lectura es un medicamento con el que mitigar la erosión del alma que nos crean nuestros traumas y aflicciones, pero empiezo a pensar que debe de responder a causas más profundas, porque ¿qué problemas podría tener Elisabeth más allá del extravío de su sonajero o la ingesta de una papilla algo más fría de lo que aconseja Super Nany? Supongo que es un sexto sentido quien le chiva a la pequeña Elizabeth que la mejor forma de integrarse al mundo es aprender a leerlo cuanto antes para así descifrar y combatir sin demora sus renglones torcidos.

(Artículo publicado en la contraportada de El Periódico Extremadura el 19-3-2008).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

narrativabreve.com agradece tus comentarios.

Nota: el administrador de este blog revisará cada comentario antes de publicarlo para confirmar que no se trata de spam o de publicidad encubierta. Cualquier lector tiene derecho a opinar en libertad, pero narrativabreve.com no publicará comentarios que incluyan insultos.