lunes, 11 de febrero de 2013

El oficio de escribir

Deporte de riesgo. Fuente de la imagen en Internet

He leído estas páginas como si fueran el espejo de toda mi vida, retrato de lo que fui y de lo que soy, y lo he hecho con la misma nostalgia con la que hojeamos ese álbum de fotos escolar donde nuestro rostro, insultantemente joven, resuena como una bofetada en nuestro achacoso ánimo. A lo mejor se escribe precisamente para eso, para ilustrar con tinta novelesca las hojas de un álbum fotográfico en el que vernos retratados cuando el pasado empiece a amarillear.




EL OFICIO DE ESCRIBIR


En junio voy a impartir un seminario de lectura en Miajadas y los organizadores del acto me han pedido algunos de mis textos para hacer una breve publicación. Mientras los seleccionaba no he tenido más remedio que echar una mirada al pasado en que fueron escritos, ese pasado brumoso en el que yo aún era joven e ingenuo y creía ver en mi pluma la espada certera con la que conquistar el mundo. (La juventud y la ingenuidad, analizadas en frío, resultan entrañables).

He leído estas páginas como si fueran el espejo de toda mi vida, retrato de lo que fui y de lo que soy, y lo he hecho con la misma nostalgia con la que hojeamos ese álbum de fotos escolar donde nuestro rostro, insultantemente joven, resuena como una bofetada en nuestro achacoso ánimo. A lo mejor se escribe precisamente para eso, para ilustrar con tinta novelesca las hojas de un álbum fotográfico en el que vernos retratados cuando el pasado empiece a amarillear.
Así que ahí estoy –esas líneas me delatan– torpe y confuso en mis primeros balbuceos como narrador, y pese a todo dispuesto a comerme el mundo, ay, como si el mundo no tuviera nada más que hacer que dejarse comer por este servidor.
Hacer carrera en el ámbito de las artes nunca ha sido del interés de quienes sitúan la seguridad en lo más alto de su escala de valores: saben que en este viaje el destino es más que incierto. Alabo el sentido común y el compromiso con la realidad de estas personas, pero me cuesta compartir sus precauciones. Amante del riesgo, empiezo a comprender que la intuición de que el fracaso estaba casi asegurado fue precisamente lo que me animó a hacerme escritor.
(Artículo publicado en El Periódico Extremadura el miércoles, 27 de mayo de 2009).

LEER OTROS TEXTAMENTOS



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

narrativabreve.com agradece tus comentarios.

Nota: el administrador de este blog revisará cada comentario antes de publicarlo para confirmar que no se trata de spam o de publicidad encubierta. Cualquier lector tiene derecho a opinar en libertad, pero narrativabreve.com no publicará comentarios que incluyan insultos.