viernes, 23 de noviembre de 2012

José Sánchez Rincón recomienda: "Juliano el Apóstata"

Juliano el Apóstata, de Gore Vidal, en edición de Edhasa. 

            
José Sánchez Rincón, a quien ya conocíamos en este blog por sus microrrelatos "La centinela", "La botella" o "El sacrificio de Abraham", ha redactado este texto en el que nos invita a la lectura de un clásico moderno, "Juliano el Apóstata", del escritor estadounidense Gore Vidal. 

Juliano el Apóstata
Esta novela histórica de Gore Vidal (EEUU, 1925) brilla con luz propia dentro de este género junto a otras como las Memorias de Adriano de Margarite Yourcenar, más intimista que aquella por poner el punto de vista en el propio Adriano, y Bomarzo, de Manuel Mújica Láinez, que recoge de forma más barroca la época del renacimiento en Italia, lo cual es un acierto de cada una de ellas pues aplican a cada periodo histórico sus características particulares.
Juliano el Apóstata es la crónica de una muerte anunciada, la ascensión al poder de uno de los sobrinos del emperador Constantino, con la tensión añadida de que va a ser asesinado por Constancio, que ha matado ya a sus padres y a sus hermanos y no quiere que ningún miembro de la familia pueda arrebatarle el poder. Juliano se vale del ardid de dedicarse a la vida eclesiástica y al estudio filosófico para ir sobreviviendo, hasta que las circunstancias (la mujer de Constancio en este caso) lo llevan a ser nombrado Cesar de la Galia y, posteriormente, sucesor de aquél.
Los augurios de los astrólogos animan a Juliano y le ayudan a controlar sus miedos, junto al apoyo de Prisco y Libanio, sus maestros en el paganismo neoplatónico.
La trama se urde contando la historia desde el punto de vista de los distintos personajes, que se rebaten y contradicen entre sí, aspecto que le da verosimilitud a la novela y suaviza la gran aportación de datos históricos. También es un acierto mantener la tensión sobre el más que probable asesinato de Juliano, que se vuelve en su contra durante algunas páginas cuando éste es nombrado Augusto, y que volverá a subir de intensidad, en un sobresaliente final, con la narración de su muerte durante una batalla contra los persas.
Juliano cree en los dioses helénicos y es tolerante con los de los pueblos que conquista. Él se revela como un gran estratega militar, como un hombre discreto, razonable (baja los impuestos de sus súbditos) y que practica el ascetismo frente a la hipocresía de sus colegas cristianos, que cometen asesinatos como arma política, practican el sexo de forma ilícita y brutal, y combaten ferozmente a otros dioses.
Gore Vidal utiliza el sentido trágico de la vida en un tono contenido pero no seco y ofrece un gran fresco de la época describiendo la decadencia del Imperio Romano frente a la llegada de los bárbaros.
Dicen que este autor bajaba su calidad cuando abordaba obras de pura ficción, pero sólo por el hecho de haber compuesto una novela tan ambiciosa y entretenida como Juliano el Apóstata puede ser considerado un gran escritor.

José Sánchez Rincón
            

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

narrativabreve.com agradece tus comentarios.

Nota: el administrador de este blog revisará cada comentario antes de publicarlo para confirmar que no se trata de spam o de publicidad encubierta. Cualquier lector tiene derecho a opinar en libertad, pero narrativabreve.com no publicará comentarios que incluyan insultos.