viernes, 28 de septiembre de 2012

La felicidad y los idiotas



LA FELICIDAD Y LOS IDIOTAS

La crisis que sufrimos está cambiando nuestra manera de actuar y de pensar. Por ejemplo: antes éramos muchos los que creíamos que la felicidad no solo estaba al alcance de cualquier idiota sino que ser idiota era el estado mental perfecto para alcanzar la felicidad. El mismo Freud afirmó que “existen dos maneras de ser feliz en esta vida: una es hacerse el idiota y la otra serlo”.
Hoy –lo digo con tristeza– la felicidad está como la economía, en crisis, por mucho que sigan menudeando los idiotas. El último de ellos, un tal Nicolás, no ha tenido otra ocurrencia que mofarse de Carlos, un joven aspirante a un puesto de trabajo que envió su currículum vítae a una empresa de audiovisuales. Nicolás, uno de los socios, no perdió la ocasión de mofarse públicamente (en su blog) del currículum de Carlos. El “empresario de turno”, idiota y aun así infeliz, creyó humillar a Carlos escupiéndole que tenía tan poca pericia redactando los currículum que a lo mejor debería buscar trabajo no en el campo de las audiovisuales sino de pescadero (como si esta fuese una profesión deshonrosa). El chico apunta maneras…
Puestos a elegir, prefiero al idiota clásico (aquel que se adjudica a sí mismo el papel social de bufón) que al idiota moderno que se reinventa en empresario con intención de mofarse de los demás.
Hoy día en este cenagal llamado España es mucho más difícil encontrar un trabajo que encontrar un idiota.  Muchos empresarios se crecen ante la demanda de empleo y actúan con una arrogancia insoportable. El parado va a tener muy difícil ser feliz mientras su incorporación al mundo laboral dependa de un idiota.

LEER OTROS TEXTAMENTOS

–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
¿Necesitas un corrector de estilo? 
Escribe a ciconia1@gmail.com y pide presupuesto sin compromiso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

narrativabreve.com agradece tus comentarios.

Nota: el administrador de este blog revisará cada comentario antes de publicarlo para confirmar que no se trata de spam o de publicidad encubierta. Cualquier lector tiene derecho a opinar en libertad, pero narrativabreve.com no publicará comentarios que incluyan insultos.