miércoles, 25 de enero de 2012

Cuando la suerte naufraga


Naufragio del crucero Costa Concordia. Fuente de la imagen
 "Durante el naufragio, Schettino no se comportó como un valiente capitán de cuento de Joseph Conrad ni de película sobre el Titanic. De sobras es conocida su heroicidad: en vez de aguantar estoicamente en la nave hasta el fin, se cayó (eso dice él) en el interior de una lancha salvavidas. Vio el naufragio desde la orilla, seco. Si hubiera llevado una cámara fotográfica, podría haber hecho fotos para enviárselas en primicia a sus amigos de Facebook".



CUANDO LA SUERTE NAUFRAGA


Decimos que la vida da muchas vueltas cuando queremos recordar la naturaleza casquivana de la suerte. Que se lo pregunten al capitán Francesco Schettino, desde el pasado viernes el hombre más odiado de Italia. Con todos mis respetos hacia las víctimas y sus familiares, el drama del crucero Costa Concordia, encallado a pocos metros de la isla de Giglio, ofrece todos los ingredientes de novela de Arto Paaisilinna o de película de Berlanga. Schettino entendía el mar como una inmensa sala de fiestas en el que él, el Príncipe de la Fortuna, bailaba uno y otro vals ante la envidia generalizada. El parte de incidencias de la noche de marras así lo atestigua: una cena abundante y unas copas de vino generosas; el flirteo con una joven atractiva que no tenía pasaje; la desatención al radar que hubiera evitado la catástrofe…
Durante el naufragio, Schettino no se comportó como un valiente capitán de cuento de Joseph Conrad ni de película sobre el Titanic. De sobras es conocida su heroicidad: en vez de aguantar estoicamente en la nave hasta el fin, se cayó (eso dice él) en el interior de una lancha salvavidas. Vio el naufragio desde la orilla, seco. Si hubiera llevado una cámara fotográfica, podría haber hecho fotos para enviárselas en primicia a sus amigos de Facebook.
Schettino fue un cobarde en el barco y también fuera de él. Dice ahora que su actuación ha salvado miles de vidas y su familia se queja de que muchos quieren acabar con su carrera. ¡Por supuesto, faltaría más! Que a estas alturas esté en arresto domiciliario y no en prisión demuestra que Italia, como España, es un país inventado por Berlanga.

Artículo publicado en la contraportada de El Periódico Extremadura el miércoles, 25 de enero de 2012).


Post relacionado
–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
¿Necesitas un corrector de estilo? 
Escribe a ciconia1@gmail.com y pide presupuesto sin compromiso. 

Nota: narrativabreve.com es un blog sin ánimo de lucro que trabaja como espacio de creación y redifusor de textos literarios, y en señal de buena voluntad indica siempre -que es posible- la fuente de los textos y las imágenes publicados. En cualquier caso, si algún autor o editor quisiera renunciar a la difusión de textos suyos que han sido publicados en este blog, no tiene más que comunicarlo en la siguiente dirección: ciconia1@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

narrativabreve.com agradece tus comentarios.

Nota: el administrador de este blog revisará cada comentario antes de publicarlo para confirmar que no se trata de spam o de publicidad encubierta. Cualquier lector tiene derecho a opinar en libertad, pero narrativabreve.com no publicará comentarios que incluyan insultos.