lunes, 26 de septiembre de 2011

Luis Antonio de Villena y la dificultad de escribir un microrrelato



Luis Antonio de Villena. Fuente de la imagen
Este es un post curioso por varios motivos. Luis Antonio de Villena cuenta en él que El Mundo le pidió un microrrelato para publicarlo durante el pasado mes de agosto. Hace unos días el escritor madrileño colgó el microrrelato en su web, y para tratar de aliviar el hermetismo de su minificción ha tenido el detalle de explicárselo a los lectores. Eso ya es una curiosidad. La otra es que El Mundo le pida un microrrelato a un autor que confiesa no dominar el género. (Bien por ese gesto de sinceridad y de humildad de Luis Antonio de Villena, poeta, ensayista, traductor y crítico, pero no microrrelatista). La pregunta que me hago (y que se habrá hecho el propio autor) es: ¿por qué le piden un microrrelato a quien no domina el género ni ha demostrado nunca -que yo sepa- tener especial interés por él? La respuesta es obvia. En estos casos se prima la firma (consagrada, of course) antes que la calidad del texto. C0mo diría mi abuela: ¡Señor, qué país!

Doy el texto, tal como lo publicó De Villena en su web el 20 de septiembre de 2011.

"El diario `El Mundo´ nos pidió en Agosto una serie de microrrelatos a unos cuantos escritores. Por motivos de diseño de página -imagino- se eludió el título, lo que en el mío era importante. No soy especial aficionado a este género de mininarrativa. Pero hice el intento. Mi microrrelato se titulaba “Lecturas estivales” y apareció -sin el título-  el pasado 16 de agosto en el periódico aludido. Dice así: “Estaba con la reina en Tarso. Las velas púrpuras. Antonio. Un aroma de sándalo… Oí tu voz: Mañana en la piscina, cabrón. Olí a aceite derramado.”
El título importaba porque sugiere que el joven protagonista (aludido por el lenguaje de su amigo) está leyendo, ese verano, una novela histórica, sobre Marco Antonio y Cleopatra, que se encontraron en Tarso, en medio del boato y esplendor de la reina egipcia. Pero puede que el amigo que propone se llame también Antonio. Sugiere que mañana en la piscina ocurrirá algo lúbrico que esperan ambos. De ahí ese olor a aceite derramado: protector de la piel o lubricidad, sin más. No creo que sea un textito logrado y ya digo que me tienta poco el microrrelato, pero al reproducir este y explicarlo brevemente, quiero aludir a sus límites y a sus dificultades. Imagino, por tanto, uno bueno de cada cien, más o menos. Un buen microrrelato sería como un aforismo deslumbrante. No como un apunte diarístico o una nota al azar escrita o pergeñada. ¿Titulo esta mínima lección ” praxis literaria”?".

–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
¿Necesitas un corrector de estilo? 
Escribe a ciconia1@gmail.com y pide presupuesto sin compromiso. 

Nota: narrativabreve.com es un blog sin ánimo de lucro que trabaja como redifusor de textos literarios, y en señal de buena voluntad indica siempre -que es posible- la fuente de los textos y las imágenes publicados. En cualquier caso, si algún autor o editor quisiera renunciar a la difusión de textos suyos que han sido publicados en este blog, no tiene más que comunicarlo en la siguiente dirección: ciconia1@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

narrativabreve.com agradece tus comentarios.

Nota: el administrador de este blog revisará cada comentario antes de publicarlo para confirmar que no se trata de spam o de publicidad encubierta. Cualquier lector tiene derecho a opinar en libertad, pero narrativabreve.com no publicará comentarios que incluyan insultos.